“EL TALENTO HISPANO DARÁ MUCHAS SATISFACCIONES A ESTA INDUSTRIA”


En una entrevista exclusiva para Mirada Photos, el fotógrafo de boda Daniel Aguilar cuenta sobre sus comienzos, anécdotas, su visión sobre la fotografía de boda en la actualidad y algunos consejos a tener en cuenta para tener éxito en esta profesión.

Daniel Aguilar Paredes nació en México. A los 18 años se mudó para Texas, Estados Unidos, para comenzar sus estudios. Antes de graduarse en la universidad, ya trabajaba como fotoperiodista para el periódico de la propia institución. Después de graduado, siguió su carrera en el fotoperiodismo y, en 2006 se decidió por aventurarse en la fotografía de casamiento. Evolucionó rápidamente y comenzó a llamar la atención del mundo.

Actualmente, es considerado una de las mayores revelaciones de la fotografía de casamiento y se encuentra entre los cinco mayores fotógrafos del mundo, según la Asociación Fearless. El fotógrafo ya recibió premios importantes de diversas instituciones, obteniendo el segundo lugar, en 2010, en el concurso mundial promovido por ISPWP.

Con un estilo propio, Daniel Aguilar a conquistado el mercado internacional y forma parte de la camada de artistas mexicanos que están revolucionando el sector con su nueva manera de entender este “arte”.


- A los 18 años, fuiste a estudiar Ciencia de la Computación en Texas. Sin embargo, fue allí donde encontraste tu pasión por la fotografía. ¿Qué fue lo que te motivó a ser fotógrafo?

Siempre me sentí atraído por todo lo relacionado con la “artisteada”. En la escuela primera, secundaria y preparatoria, las clases de dibujo o artes plásticas siempre me resultaron siempre más atractivas que cualquier otra. Siempre tuve la inquietud de crear.

Sin embargo, en mi familia siempre dominó el pensamiento de que estudiar algo relacionado con arte no te va a llevar a ningún lado: debes ser doctor, abogado, ingeniero, etc. Entonces, elegí Ciencias de la Computación con la esperanza que un día me pudiera dedicarme a algo relacionado con la animación en 3D. Al final de cuentas, mi meta final era trabajar con algo relacionado con el diseño o el arte. Y en esta búsqueda por buenos diseños en 3D fue que me topé con el portal web www.deviantart.com. En este sitio encontré el trabajo de jóvenes fotógrafos que me dejaron pasmado y fue a partir de aquel momento en que decidí tomar una cámara y comenzar a realizar mis propias fotografías.

En la universidad me las ingenié para meter a mi programa de estudios “Gráficos Computarizados” como especialización secundaria. Esto me permitió nuevamente tomar algunas clases de arte para que contarán en mi programa de estudios principal y una de esas clases fue “Fotografía como Forma de Arte”. Básicamente, esta clase fue un curso de revelado en cuarto oscuro. El día que metí mi primer papel fotográfico en el revelador y observé como mi foto ‘cobraba vida’  fue cuando decidí definitivamente que iría a ser fotógrafo. Pensé “Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida”.

- Después de varios años trabajando como fotoperiodista deportivo, en 2006 te volcarse definitivamente a la fotografía de casamiento. ¿Qué te motivó a tomar esta decisión y por qué?

Todo fue por accidente. Siempre me gustó el fotoperiodismo y pensé que iría a terminar haciendo esto por el resto de mi vida. Pero en 2006 un par de amigos y conocidos que sabían que era fotógrafo me pidieron que hiciera sus bodas y, si bien ya habían contratado a otros fotógrafos para cubrir el evento, querían que yo también les hiciera algunas fotos.

En ese mismo año, hice algunas otras bodas pero debo admitir que no era algo que me encantara o apasionara en aquel momento. Paradójicamente, en ese año es que conozco la WPJA (Wedding Photojournalist Association) y el trabajo de 2 personas en particular me dejaron boquiabierto: el de Ben Chrisman y el de Del Sol Photography. A partir de allí,  se tornó un hábito ver trabajos de mucha gente que estaba en el WPJA y fue esta asociación la responsable de que surgieran en mí unas ganas muy grande por realizar fotografía de boda.

En 2006, por vueltas del destino, me vi forzado a regresar a trabajar como ingeniero de tiempo completo, aunque seguí haciendo algunas bodas en mis tiempos libres. Ya en 2007 realicé mi primera boda con contrato y, en 2008 ya tenía en mi agenda varios eventos. Yo no era muy feliz que digamos trabajando en un cubículo, así que a finales de 2008 (con el apoyo de mi esposa), renuncié para ser fotógrafo de bodas de tiempo completo. Tanto ella como mi amigo Fer Juaristi fueron los responsables de darme los ánimos para aventurarme a hacer lo que siempre quise hacer, y sobre todo, a alimentar mi fe de que había tomado la decisión correcta.

- ¿Cómo describirías tu estilo de fotografiar bodas?

Es difícil contestar esta pregunta porque la verdad no tengo una respuesta concreta, sino que existen muchas. Considero que mi fotografía es un reflejo muy personal, que revela aquello que considero que tiene más valor o importancia en la vida. Con mi fotografía trato de decirle al mundo que no hay nada más bello que el amor sincero y honesto que se tengan dos personas, el valor que tiene el cariño de los padres hacia sus hijos, que no lo vemos hasta que somos padres pero que trato de que los recién casados lo vean en las fotos que yo haga de ellos con sus papá o mamá, que puedan ver el amor que existe entre ellos. Además, busco que una novia vea que puede verse muy sexy y elegante al mismo tiempo. Finalmente, con mi fotografía quiero mostrarle al mundo mi amor por México, quiero resaltar lo bello que es mi país a través de mis fotos y mostrarle a mis clientes que no son mexicanos que esta es mi manera de decirles que “en México sabemos hacer arte, sabemos hacer cosas bien hechas y podemos estar a la altura de cualquier fotógrafo de cualquier parte del mundo.”

- ¿Cómo buscas tus clientes? ¿Te promocionas de alguna manera en particular?

Por el momento sólo confío en el poder de las redes sociales y el blog es mi columna vertebral. Trato de postear con frecuencia para que el blog tenga relevancia cuando una novia esté buscando fotógrafos en México y ahí aparezca yo. Cada vez que subo algo al blog, lo anuncio en Twitter, Facebook y Google+. Creo que es la manera más efectiva de que la gente conozca tu trabajo y quiera volver a visitar tu página y decirle a más gente sobre ti. Google hace el resto.

También estoy anunciado en Junebug Weddings, es el único sitio donde estoy pagando por estar listado. Todo lo demás que llega a mí es por internet, referencias o reviews de novias que me han escogido como fotógrafo y comparten su experiencia en foros de internet de bodas destino.

 

- ¿Cuánto tiempo te lleva planificar una sesión de fotos? ¿Generalmente trabajas solo o te gusta intercambias ideas con otros profesionales antes de emprender un trabajo?

La verdad no la planifico demasiado, a menos que sea algo muy especial como organizar un pequeño viaje para llegar a cierta locación pero los planes son como cualquier plan de viaje. Para las sesiones siempre llego en “blanco”, sin planear nada. Por el contrario, voy creando en función de lo que se me ocurre en aquel momento.

Disfruto mucho de trabajar solo pero cuando me ha tocado trabajar junto a buenos amigos míos, sean fotógrafos o videógrafos, que tenemos las mismas ideas sobre hacer buenas fotos y no repetir lo que ya hicimos antes, siempre hay intercambio de ideas y es muy divertido. Por lo general, el trabajo resulta ser aún mejor.

 

- ¿Cuáles son los principales problemas a los que te enfrentas en tu trabajo?

Desde el punto de vista creativo, es muy complicado mantener la originalidad en todo momento. Con esto me refiero a no repetir lo mismo que ya hice la vez pasada, sino tratar de hacer siempre algo nuevo. Es muy difícil sobre todo cuando el día no ha sido muy bueno y te has tenido que enfrentar a problemas de iluminación, poca disposición de la gente a la que retratas, etc. El cerebro se empieza a preocupar más por resolver esos problemas que por ser creativo, y sin embargo sabes que estás ahí porque te contrataron precisamente para hacer algo único, diferente y bello.

Otro problema es la incertidumbre. En este negocio, como en cualquier otro, no sabes que será de ti el año próximo. Nadie te asegura que tendrás trabajo o agenda llena y muchas veces es difícil decirle a tu cabeza que no piense en eso y se enfoque en el presente. En esas ocasiones es cuando te das cuenta que de nada sirve ganar premios, tener el reconocimiento de los demás porque nada de eso te va a asegurar tener trabajo. Lo único que te puede asegurar tener alta tu reputación es que hayas tratado como reyes a tus clientes y que, por eso, ellos te recomienden. Darles un trato de cinco estrellas y de primera clase a todos tus clientes antes, durante y después de la boda. Eso también es un trabajo muy difícil, de mucha dedicación y disciplina, no es nada fácil.

 

- ¿Cuál es tu opinión sobre la actualidad del mercado de la fotografía de bodas?

Creo que estamos viviendo una etapa muy emocionante en la fotografía y el video de bodas. Durante décadas, la foto de bodas nunca fue “buena” y emocionante como hasta hoy, y lo mejor es que se ve que esto apenas ha comenzado y que aún hay mucho por ver crecer en calidad a esta industria.

También, es muy gratificante ver como la fotografía de bodas de América Latina y España estén mejorando y creciendo tan pronto en un mundo donde hasta hace apenas unos 3 o 4 años sólo los Estadounidenses y los Australianos dominaban. Da mucho gusto ver cómo está evolucionando este sector y saber que el talento hispano dará muchas satisfacciones a esta industria. Hay generaciones muy jóvenes, mucha gente de 18 a 20 años que aún no terminan la universidad y ya están haciendo cosas increíbles en bodas. En algunos años, ellos nos van a terminar diciendo cómo hacer las cosas. Es muy emocionante ver cómo será su evolución.

 

- ¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Una de mis metas más importantes es que al menos la mitad de mis bodas sean internacionales. Creo que para poder lograrlo aún tengo que trabajar un buen tiempo más en muchas cosas y el saber si lo lograré o no me mantiene muy divertido y ocupado.
- ¿Qué piensas que deberían hacer aquellos fotógrafos que les entusiasma este tipo de fotografía para aprender y llegar a adquirir un buen nivel fotográfico?

Mantenerse enfocados en su meta es lo más importante, sea cual sea. Mejorar la foto que tomaste hoy y hacerla mejor mañana, proponerte hacer tu propio negocio, proponerte tener tal o cual cantidad de seguidores en tus redes sociales, hacer bodas destino, etc. Sea cual sea, nunca hay que perder el enfoque en la meta, nunca rendirte o darte por vencido, o desesperarte. Es muy importante saber que habrá muchas piedras en el camino que elijas y caerás varias veces, pero lo importante es mantener el enfoque, levantarte y seguir adelante. Mi consejo es no perder el enfoque, y no caer en la desesperación, la indisciplina, la pereza o incluso dejarse llevar por lo que digan los otros. Si no pierdes el enfoque, llegarás a donde te lo propongas.

 

- ¿Puedes compartir algún secreto con los lectores de Mirada Photos?

Si, además de Metallica, también tengo canciones de Belinda, Luis Miguel y Lady Gaga en mis playlist del iTunes y me gustan ¿y qué? (risas). Respecto a la fotografía, disparen en .JPG, siempre muévanle a su balance de blancos a ver que se ajusta mejor, subexpongan un poco la foto disparando a aperturas medianas y listo. ¡La magia está ahí!

 

 

 Daniel Aguilar estará presente en WEDDING BRASIL 2012.

Entre en www.weddingamericalatina.com para conocer más detalles.


Lea también:

FOTÓGRAFO CUBANO ES PREMIADO
WEDDING BRASIL: VENDER MÁS SIN BAJAR LOS PRECIOS
LA BELLEZA DE LA NATURALEZA
CONTRA LAS EXCLUSIVAS FOTOGRÁFICAS

Haga su comentario aquí:

2 Comments

  1. ya estoy anotado con daniel en el wedding 2012

  2. Armando Larrauri dice:

    Excelente fuente de información! Felicidades!

Leave a Comment